Cómo invertir cuando hay inflación

Invertir con inflación
agosto 14, 2021
Categoría: Inversiones
agosto 14, 2021
Categoría: Inversiones

Tiempo de lectura:

La crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del covid-19 parece ir quedando atrás en la medida que mejora el ritmo de vacunación y la reapertura de diferentes actividades se consolida, más allá del riesgo latente de nuevas cepas del virus como la actual Delta; que genera cierta incertidumbre a nivel mundial. 

Quien mire los datos de repunte del PBI o el fuerte rebote de las bolsas de valores en EE. UU., Europa o Asia desde abril del 2020, podría verse tentado a pensar que la recuperación económica es imparable y que no supondrá mayores riesgos; pero se puede estar equivocando. Un fantasma se asoma y quienes vivieron la década de los 80´s en Latinoamérica lo conocen, se llama: la inflación.

¿Cómo llegamos aquí?

Para batallar contra la recesión que trajo consigo las cuarentenas y el desempleo generalizado, los bancos centrales utilizaron cuanta herramienta de política monetaria expansiva que pudieron:

  1. Reducir las tasas de intereses a niveles cercanos al 0%. 
  2. Emitir cantidades impresionantes de dinero e inyectarlo al mercado a través de la banca comercial o bonos directos a las poblaciones vulnerables. 

Estas medidas, en menor o mayor volumen, permitieron mitigar el golpe y reactivar la economía. Pero ¿qué pasa cuando inyectas tanto dinero al mercado? En el corto plazo funciona para mantener la economía a flote, pero como todo lo que abunda en exceso pierde valor, así pasa con el dinero; empieza a perder su valor y los precios comienzan a subir, es decir, tenemos inflación.

La inflación en junio de 2021 en EE. UU. llegó a 5.4% (máximos desde 2008), superando las expectativas de mercado y levantando la preocupación de si se trata de un fenómeno transitorio que se disipa con el tiempo o estructural, lo cual puede ser preocupante y obliga a actuar a los bancos centrales para ponerle un freno. Por su parte, en Perú tuvimos una inflación anualizada de 3.25%, por encima de la meta tope de 3% y la más alta desde abril del 2017 (año del Fenómeno del Niño). 

A esto se le suma un tipo de cambio en picos históricos y un BCR que ha ido ajustando su discurso hacia un tono “no expansivo” y que tarde o temprano deberá subir las tasas y alinearse con otros bancos de la región para ponerle un freno a la inflación. Si llenar el tanque del carro o comprar pollo y aceite se volvieron un “dolor para el bolsillo”, ya estás sintiendo los efectos de la inflación local y global, y tu dinero está perdiendo su valor; su poder de compra.

¿Cómo protejo mi patrimonio de la inflación?

En primer lugar, el contexto de inflación es como si fuera un efecto dominó para la renta fija. Esto sucede porque cuando hay recuperación luego de una crisis, hay inflación, debido a que se reaviva el consumo y hay mucho dinero circulando. Si se presenta mucha inflación, se espera que los bancos centrales suban las tasas de interés como medida de control; y si se espera que suban las tasas, eso afecta negativamente los precios de los activos de renta fija. Además, la inflación diluye el valor de las rentas generadas por bonos que usualmente tienen cupones o intereses fijos; perdiendo así su atractivo. ¡Ojo, esto no quiere decir que te quedes sin renta fija en un portafolio debidamente diversificado! 

Existen algunas alternativas dentro del mundo de la renta fija que te pueden ayudar a amortiguar los efectos inflacionarios, estas son: 

  1. Optar por bonos de corta duración a los que las subidas de tasas de interés no les afecta en precio.
  2. Fondos de deuda con tasa flotante, es decir, cuyos intereses “flotan” por encima de la inflación o de una tasa de referencia. 
  3. Algunos asesores de inversión y gestores de patrimonio mencionan que los bonos “high yield” o de mayor riesgo podrían navegar bien el 2021 y 2022 puesto que las empresas que los emitieron (en su mayoría del los sectores energía y consumo) pueden fortalecer su posición financiera durante la recuperación económica y con ello ver una apreciación , o al menos, la estabilidad del valor de su deuda; sus bonos. Por lo tanto, se podría dercir: “Las cartas no están echadas en renta fija”.

Greografía

En estas circunstancias, no hay duda es que,  incluso para clientes más conservadores, la renta variable es la mejor opción para cubrirse del riesgo que supone una inflación al alza. Dentro de este tipo de activo es importante identificar qué sectores o actividades se benefician del ciclo económico en recuperación,  conocidos como sectores cíclicos y que son los más beneficiados por la apertura post-covid. Consumo, turismo, transporte, inmuebles, manufacturas, finanzas y energía son los sectores cíclicos a los cuales es recomendable aumentar nuestra exposición en el portafolio de inversiones. 

Otro elemento que es muy importante tener en cuenta es la exposición geográfica más conveniente, es decir, qué países o regiones se encuentran en una fase más temprana de recuperación económica y por lo tanto podemos aprovechar una mayor parte de tal recuperación. En este punto, Europa, Asia y países emergentes se encuentran más rezagados que EE. UU.; por consiguiente suponen una opción más atractiva.

Alternativas

El contexto de recuperación económica e inflación a nivel global abre también las posibilidades de invertir en el rubro de “inversiones alternativas” fuera de la renta variable o renta fija. Entre estas opciones con un buen potencial se encuentran las materias primas cuyos precios presentan un alza arrastrada por el rebote de la economía china y la reactivación de grandes proyectos de infraestructura (esto explica la valorización del cobre y otros metales industriales). Pero también puede ser un buen escenario para tomar posiciones en oro como reserva de valor, en el caso de que la inflación perjudique al dólar. Otra inversión alternativa interesante ante la inflación son los bienes inmuebles cuyo precio y rentas se suelen ajustar al alza cuando hay inflación, así que funcionan como activos coberturados; aquí aparecen los fondos de inversión de bienes raíces conocidos como FIRBIs, FIBRAs y los REITs en EE. UU. que pueden llegar a rendir entre 8% y 24% si al mercado le va muy bien.

¿Qué hago si soy más conservador/arriesgado en mis inversiones?

No olvidemos los principios básicos de la inversión inteligente, incluso en estos contextos de euforia: 

  1. Invertir de manera diversificada para mitigar el riesgo y hacerlo poco a poco para promediar precios. 
  2. No sobre reaccionar ante eventos de volatilidad en el mercado. 
  3. Evaluar periódicamente mi portafolio para que se alinee con mis objetivos. 

Sumado a esto, incluso para los perfiles más conservadores, algo de renta variable como parte de su portafolio será necesario o rebalancear sus posiciones en renta fija para reducir el impacto de una eventual subida de tasas. Para los más tolerantes al riesgo (los “arriesgados”), la selección de acciones puntuales en sectores cíclicos y la búsqueda de oportunidades en los países que se vieron más afectados por la pandemia y que comienzan a remontar la crisis, siempre equilibrando entre mercados desarrollados y emergentes y no poner todas las fichas en una sola opción, o como lo decimos en el mundo de las inversiones: “No poner todos los huevos en la misma canasta”.

Tiempo de lectura:

Suscríbete al Newsletter

Regístrate con tu correo para recibir nuestras noticias y actualizaciones.

Otras categorías

¿Qué tan útil te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!
(Total votos: 1 Promedio: 4)

educatyba

En tyba creemos fielmente que la educación es el camino para poder cumplir nuestro propósito principal: ayudar a las personas a cumplir sus metas. Sabemos que la mejor manera de tomar decisiones adecuadas es conociendo del tema y siendo conscientes de las consecuencias que conlleva cada decisión. Por eso nace educatyba, para darle forma a esa necesidad que teníamos de proporcionar información útil y educación financiera para todos; con un lenguaje claro, sencillo y de libre acceso. Con el fin de que las personas puedan tomar las mejores decisiones sobre sus finanzas y así alcanzar sus metas sin cohibirse, aprendiendo a invertir, perdiéndole el miedo a “lo desconocido” y usando herramientas digitales que les permitan hacer que “su dinero trabaje por ellos”.

¡Descárgala ya!

¡Descárgala ya!

Descarga la app